La mirada de la búsqueda

Acudo a Institutos y Colegios a impartir charlas motivacionales: ¿qué estudio?, ¿cuáles son mis objetivos?, ¿cómo puedo alcanzarlos?, ¿de qué me gustaría trabajar?… Hay alumn@s que lo tienen claro, tenían una vocación, o se les ha despertado un instinto.

Pero casi todos tienen la mirada de la búsqueda. Se les ve de manera muy sencilla. Están en un camino, pero no saben dónde lleva. Confían en que la respuesta aparezca ante sus ojos, como una revelación, como una aparición. Puede ser que en algunos casos ocurra, puede ser que el azar intervenga y nos dé la respuesta. Pero hay veces que el azar no funciona, que tenemos que poner un poco de nuestra parte.

Creo que todos tenemos claro lo que nos gusta, pero se ha escondido bajo capas de creencias que hemos recibido desde pequeños: “Eso no tiene salida”, “los que estudian eso se mueren de hambre”, “hay que buscar un trabajo para toda la vida”… ¿a alguien le suena?.

Como dice Ken Robinson, en su maravilloso libro “El elemento”, todos hemos nacido para algo. Todos tenemos unas cualidades que nos hacen únicos, y para todo el mundo existe un ELEMENTO: el lugar donde se mezclan lo que amo, para lo que me he preparado y con lo que uno se puede ganar la vida. TODOS tenemos un ELEMENTO dentro de nosotros, pero está tan oculto que es difícil de encontrar.

Por eso, es muy importante el trabajo de su búsqueda, una introspección que nos lleve a recordar esas cosas que siempre hemos amado, que siempre nos han apasionado y que han quedado sepultadas bajo urgencias, exámenes o lo que socialmente se pueda considerar un trabajo “serio”. Así, lo urgente se pone por delante de lo importante, y el próximo examen, la selectividad, o cualquier otra cosa nos impide hacer ese trabajo de introspección.

Si encontramos un hilo, una pista sobre aquello a lo que nos gustaría dedicarnos, tenemos que tirar de él. Hablar con gente que tenga esa profesión, ir a verlos en acción, informarnos sobre los estudios adecuados para alcanzar ese objetivo. Investigar, en definitiva. Y pedir colaboración. En casa, en el centro, a los orientadores.

Me gusta ver la mirada de la búsqueda en l@s chic@s, es síntoma de que hay inquietudes. Pero también me doy cuenta de que esas inquietudes muchas veces no se explotan, no se exploran para ver en qué quedan. Y muchas de ellas, acaban durmiendo el sueño de los justos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close