¿Qué harías si te tocara la lotería?

Os propongo un juego: preguntad a adultos qué harían si les tocara la lotería. Pongamos… 5 millones de Euros.

Yo lo he hecho. El juego, me refiero. No que me toque la lotería, claro. Y la respuesta, en una mayoría abrumadora de los casos ha sido: “dejaría de trabajar”, “mandaría a mi jefe a freír espárragos”, y cosas por el estilo.

Es una prueba de que muchas veces no estamos a gusto con lo que hacemos, con el sitio donde estamos. Puede que nos sintamos desaprovechados, que nuestro trabajo no nos llena, o que no nos valoran lo suficiente. Y seguro que es cierto en muchos casos.

Pero no deja de ser una prueba de que no estamos donde desearíamos, y que si tuviéramos la ocasión, dejaríamos ese trabajo.

Después de esa respuesta, casi todo el mundo añade: “bueno, pero no dejaría de trabajar, eh? Trabajaría en lo que me gusta”.

Y eso es lo que más me sorprende. Es decir, todos sabemos lo que nos gusta, qué desearíamos hacer o el lugar donde estaríamos más satisfechos. Y también está claro que tenemos compromisos y obligaciones que requieren que ingresemos dinero todos los meses. Hipoteca, letras del coche, extraescolares de los niños, etc.

Pero… ¿si sabemos lo que nos gusta, hacemos algo por estar más cerca de ello?, ¿tomamos alguna actitud activa para conseguirlo?. Porque no nos va a caer del cielo.

Y ahí vienen los “no tengo tiempo”, “es que para eso necesitaría formarme más”, o “de lo que a mí me gusta es muy difícil trabajar”.

Y eso son las excusas que nuestra cabeza se ingenia para dejarnos más tranquilos, para no tener remordimientos. Pero la realidad está ahí, sabemos qué nos gusta pero no nos atrevemos a ello. A acercarnos siquiera.

El miedo es el principal consejero de nuestra era. Miedo a no tener dinero, a no tener trabajo, a que nos echen… Pero no tenemos miedo a que nuestra vida quede incompleta, a ni siquiera intentar algunas cosas que deseamos. Y si el miedo es nuestro consejero, inconscientemente se lo pasamos a la siguiente generación, nuestros hijos. Para que el día de mañana también puedan decir ” si me tocara la lotería trabajaría en lo que me gusta”.

Siempre he deseado ser guionista, pero nunca me atreví a buscarlo con todo mi corazón. Ahora, con 43 años, me he matriculado en una escuela de cine, para titularme en guión cinematográfico. Quizá nunca consiga trabajar de guionista, pero hoy estoy un poco más cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close