El proceso de creación de una novela

Escribir una novela es una tarea titánica. Aunque sea una novela que no nos haya gustado, aunque sea una de tantas que nadie compra y nadie lee.

Siempre digo que crear una historia es como aparcar un portaaviones: hay quien tiene un talento natural y lo aparca como si aparcara su coche, y otros que ni se atreven a intentarlo. Y algunos, como yo, que aunque le demos algún golpe y le hagamos alguna abolladura, acabamos aparcándolo.

Suelo leer los consejos que autores consagrados comentan sobre su proceso de escritura de una novela. Cada uno tiene su método y su protocolo de trabajo, pero no tiene que coincidir con el nuestro. Stephen King, en su libro “Mientras escribo”, habla de que él escribe una novela en dos meses. Vuelca toda la historia mientras está fresca en su cabeza, mientras los personajes viven dentro de él. Comenta que, más allá de ese tiempo, la historia se le deshilvana y pierde el hilo. Después ya vendrán las correcciones estilo, la variación del orden de algún capítulo, o la eliminación de redundancias.

En cambio, otros autores hablan de que escribir una novela es un proceso de dos o tres años: documentarse, desarrollar el mundo interior de los personajes, y enfrascarse en largas sesiones de escritura para avanzar poco a poco en su historia.

Cada persona que escribe sabe cual es la forma que mejor se le adapta y con la que más cómoda trabaja. Es algo muy personal.

Pero lo que sí es cierto es que muchos compañeros que tratan de ganarse un sitio en el mundo de la escritura, parten de una premisa sin conocer cómo se va a desarrollar la historia. “La novela me lo irá diciendo”, “los personajes tomarán el control”.

Mi proceso no es así. Es un proceso de escritura rápido, de volcar la historia mientras vive intensamente dentro de mí. Pero con una estructura predefinida de antemano. Cuando me pongo a escribir una novela, ya sé todo lo que va a suceder en ella, al menos en las líneas maestras y las distintas tramas que van a convivir. No tengo sólo la premisa, que es con lo único que parten otros compañeros.

Una estructura, puntos de giros, arcos de evolución de personajes… y el final. Saber cómo va acabar antes de ponerme a escribir una sola línea.

En primer lugar hago una sinopsis completa, incluyendo el final, que no sea más larga de un folio.

A continuación, una escaleta. Saber en cada capítulo qué va a ocurrir, y que ganchos va a contener para los siguientes.

Y cuando esa estructura está clara… a escribir. Ninguna novela me ha costado de volcar en la pantalla del ordenador más de tres meses. La historia, escrita cuanto antes.

A continuación, un mes en el cajón. Olvidarme de ella, pensar en otras posibles historias, buscando tramas y argumentos para una nueva novela. Al mes, la desempolvo… y me doy cuenta de lo mal que está escrita. Hay que alterar cosas de la estructura, variar el orden de algún capítulo, crear más conflicto en un determinado giro, y muchas cosas más.

Y, por último, la corrección de estilo. La gramática y ortografía, la repetición de la misma palabra en el párrafo, la adecuada colocación de signos ortográficos.

Crear una historia es un proceso apasionante. Como aparcar un portaaviones.

1 comentario en “El proceso de creación de una novela

  1. ¡Genial!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close